La cirugía hepática colorrectal para …

La cirugía hepática colorrectal para ...

Figura 1. La metástasis de cáncer colorrectal en el tejido hepático. Hematoxilina-eosina, aumento original × 50.

Figura 2. intensa expresión citoplásmica de citoqueratina 20 en el cáncer colorrectal. Tenga en cuenta la heterogeneidad. Inmunoperoxidasa, anti-citoqueratina 20, 50 × aumento original.

Figura 3. difusa intensa expresión nuclear de CDX2 en el cáncer colorrectal. Inmunoperoxidasa, anti-CDX2, aumento original × 100.

Figura 4. La metástasis de carcinoma neuroendocrino en el tejido hepático. Hematoxilina-eosina, aumento original × 50.

Figura 5. La metástasis de carcinoma neuroendocrino en el tejido hepático. Inmunoperoxidasa, anti-cromogranina A, aumento original × 50.

Ilze Strumfa 1. Ervins Vasko 1. Andrejs Vanags 2. Zane Simtniece 1. Peteris Trapencieris 3 y Janis Gardovskis 2

[1] Departamento de Patología de la Universidad de Riga Stradins, Riga, Letonia

[2] Departamento de Cirugía, Universidad de Riga Stradins, Riga, Letonia

[3] Departamento de Química Orgánica, Instituto de Síntesis Orgánica de Letonia, Riga, Letonia

Palabras clave: El cáncer colorrectal, la metástasis de hígado, resección hepática, formación de imágenes por resonancia magnética

1. Introducción

La cirugía es la opción preferida para la supervivencia a largo plazo. El grado operación varía de resección importante hepática (trisegmentectomy, hepatectomía, hepatectomía extendida, y hemihepatectomía) a la resección menor parénquima ahorradores como segmentectomía o resección en cuña [4]. El abordaje laparoscópico y la cirugía robótica se pueden considerar, especialmente en los centros avanzados [5. 6]. En los pacientes con suficiencia cuestionable del hígado remanente y la amplia diseminación tumoral intrahepática, oclusión de la vena porta, hipertrofia hepática forzada y resección por etapas puede ser útil [7. 8]. Recientemente, el trasplante de hígado para el cáncer colorrectal metastásico se ha realizado [9].

Cirugía en la actualidad asume papel importante en el tratamiento de las lesiones metastásicas del hígado. Sin embargo, exige no sólo la técnica quirúrgica apropiada sino también el diagnóstico preoperatorio y el plan fiable para el tratamiento postoperatorio.

En conclusión, las metástasis hepáticas del cáncer colorrectal representan una condición frecuente y grave. Los notables avances médicos solicitan sistematización dinámica de pruebas hasta al anticuado. En el presente capítulo en el tratamiento quirúrgico de las metástasis de cáncer colorrectal pretende sintetizar los conocimientos actuales en lo que se refiere al enfoque a pacientes con metástasis hepáticas de cáncer colorrectal, discutiendo el diagnóstico, el tratamiento y la evaluación de la respuesta.

2. Epidemiología del cáncer colorrectal

3. Técnicas de imágenes radiológicas en el diagnóstico de las metástasis hepáticas de cáncer colorrectal

En comparación con la TC, la RM tiene ventaja en el diagnóstico de lesiones que miden menos de 1 cm y muestra una mejor capacidad de discriminar las metástasis en el fondo de (por ejemplo, 5-fluorouracilo y irinotecano) espontáneo o inducido tratamiento esteatosis hepática [1. 17. 31]. Sin embargo, CT proporciona una mejor resolución de los detalles anatómicos que son necesarios para planear la cirugía [18]. En consecuencia, las controversias se han expresado si la proyección de imagen del hígado en pacientes con cáncer colorrectal se debe iniciar con TC o RM [1. 18].

4. preoperatoria evaluación radiológica: los parámetros de destino

Para planificar el tratamiento quirúrgico, el número, el tamaño y la ubicación de las metástasis deben ser detectados [1]. El número de segmentos afectados, las relaciones entre las metástasis y las arterias, las venas y los conductos biliares, así como el tamaño del hígado remanente debe determinarse así como [18]. Se deben establecer las variaciones anatómicas de los conductos biliares, así como arteriales y portal de los vasos sanguíneos. CT o MRI se pueden utilizar para estos fines. Aunque la eficacia similar de ambos métodos se ha mostrado respecto a la evaluación anatómica vascular, CT puede producir un mejor contraste [1].

problemas de diagnóstico pueden estar asociados con la identificación de pequeñas lesiones, obtención de imágenes de metástasis en el fondo de la fibrosis hepática, esteatosis o congestión sinusoidal debido a la anterior quimioterapia (u otras razones) y las características detalladas de profundo metástasis que requiere una cuidadosa planificación de abordaje quirúrgico y los datos exacta relativo a la participación de las estructuras anatómicas. De vez en cuando, el diagnóstico diferencial con lesiones benignas puede ser complicado. La presencia y extensión de la enfermedad extrahepática deben estimarse [18].

5. Los marcadores tumorales tradicionales y novedosos en el diagnóstico del cáncer colorrectal

CEA tiene varios beneficios, entre ellos bajo precio y la disponibilidad. Además, la información de pronóstico puede ser obtenido. Los altos niveles de CEA perioperatorias indican una peor supervivencia después de la resección hepática por metástasis de CCR [43].

CEA se ha explorado en asociación con otros marcadores biológicos tanto para la comparación y con el fin de crear protocolo de diagnóstico más amplio. Con respecto a las células tumorales circulantes, los hallazgos, junto con el valor del CEA añaden información pronóstica en pacientes con cáncer colorrectal metastásico que reciben quimioterapia. En un análisis multivariado, las células tumorales circulantes, pero no CEA en la línea de base predijeron la supervivencia, pero ambos parámetros predijeron la supervivencia a las 6-12 semanas después del inicio del tratamiento. No hubo correlación entre el CEA y células tumorales circulantes [10]. Los niveles de células tumorales circulantes en el cáncer colorrectal son reportados a ser menor que en otros tipos de cáncer debido a homing en el hígado [44]. El complejo mecanismo de la metástasis implica epitelio-mesenquimal y la transformación del epitelio mesenquimal, así como depuración de la sangre en el hígado y la propagación secundaria de las metástasis de hígado a la circulación sistémica hipotéticamente puede influir en los resultados y la interpretación de las pruebas de células tumorales circulantes.

Tabla 3.

MiRNAs involucrados en diferentes etapas de la carcinogénesis

recaída temprana del cáncer colorrectal se asocia con un aumento de los niveles plasmáticos de miR-29c [48. 57]. una vigilancia más intensa o tratamiento postoperatorio se podrían ofrecer a estos pacientes.

Cambio en el tejido diana en comparación con el control

tejido diana o líquido corporal

Los tejidos de control o líquido corporal

Plasma de pacientes con cáncer

Plasma de controles sanos

miR-31; miR-181b; miR-92a; miR-203

Plasma de pacientes con cáncer

Plasma de controles sanos

tejido colónico normal

tejido colónico normal

miR-21; miR-224; miR-96; miR-31; miR-155

tejido colónico normal

metástasis de hígado del cáncer colorrectal

tejido colónico normal

metástasis de hígado del cáncer colorrectal

tejido colónico normal

metástasis de hígado del cáncer colorrectal

metástasis de hígado del cáncer colorrectal

miR-150; miR-125 ter-2; MIR-1179; miR139-3p

El cáncer colorrectal con metástasis hepáticas

El cáncer colorrectal sin metástasis distante

miR-93; miR-548e; miR-19b; miR-96; miR-548C-5p; miR-140-5p; miR-19a; miR-17-5p: 9,1; miR-101; miR-579; miR-18b; miR-18a; miR-455-5p; miR-549; miR-219-5p; miR-33b; miR-330-5p; miR-301a

El cáncer colorrectal con metástasis hepáticas

El cáncer colorrectal sin metástasis distante

miR-196a-5p; miR-200b-3p; miR-223-3p

El cáncer colorrectal con metástasis hepáticas

El cáncer colorrectal sin metástasis distante

miR-UL70-3p; miR-154-5p; miR-221-3p; miR-301b; miR-320b; miR-371a-5p; miR-486-5p; miR-572; miR-654-3p; miR-923

El cáncer colorrectal con metástasis hepáticas

El cáncer colorrectal sin metástasis distante

[I] – 1 Referencias: [12, 64-69].

6. La biopsia en el diagnóstico diferencial de las lesiones hepáticas

Figura 1.

La metástasis de cáncer colorrectal en el tejido hepático. Hematoxilina-eosina, aumento original × 50.

Figura 2.

Intensa expresión citoplásmica de citoqueratina 20 en el cáncer colorrectal. Tenga en cuenta la heterogeneidad. Inmunoperoxidasa, anti-citoqueratina 20, 50 × aumento original.

Figura 3.

Difusa intensa expresión nuclear de CDX2 en el cáncer colorrectal. Inmunoperoxidasa, anti-CDX2, aumento original × 100.

Figura 4.

La metástasis de carcinoma neuroendocrino en el tejido hepático. Hematoxilina-eosina, aumento original × 50.

Figura 5.

La metástasis de carcinoma neuroendocrino en el tejido hepático. Inmunoperoxidasa, anti-cromogranina A, aumento original × 50.

7. El tratamiento quirúrgico de la metástasis de hígado del cáncer colorrectal

El pronóstico del cáncer colorrectal metastásico es grave. La supervivencia a 5 años de los pacientes que reciben quimioterapia es baja. Por el contrario, metastasectomıa hepática es un procedimiento aceptado con baja mortalidad perioperatoria (2,3-2,8%) la garantía de supervivencia a 5 años 28-58% y 10 años de supervivencia 22-36% [15. 18. 78. 79]. La mediana de supervivencia de los pacientes tratados quirúrgicamente es de 42,5 meses [4].

Las metástasis de CCR pueden ser tratados quirúrgicamente si todas las metástasis se pueden resecar completamente, al menos 2 segmentos adyacentes del hígado se puede ahorrar y se espera que la función hepática suficiente [1].

anatomía vascular extrahepática se debe considerar cuidadosamente antes de la operación, ya que sólo el 55% de las personas tienen anatomía arterial típica. arterias hepáticas derecha aberrante pueden surgir de la arteria mesentérica superior y de la arteria gástrica izquierda. se puede observar la trifurcación de la vena portal. La tomografía computarizada es el método de elección para imágenes vasculares [4].

Los factores de riesgo de recurrencia del cáncer incluyen la presencia de ganglios linfáticos o metástasis extrahepáticas, alta CEA (por encima de 200 ng / ml), múltiples y grandes (de más de 5 cm) metástasis, la supervivencia a corto libre de la enfermedad [18], tumor de alto grado y positivo líneas de resección [4]. En cuanto a la línea de resección, los requisitos mínimos son objeto de debate en relación con la resección R0 con la distancia entre el tumor y la línea de resección de menos de 1 cm. En la literatura reciente, la falta de margen de 1 cm no se considera una contraindicación para la resección hepática [80], y en general el requisito de la frontera de tejidos libres de tumor se ha reducido de 10 a 2 mm o incluso 0 mm [95-98]. La presencia de metástasis en los ganglios linfáticos hiliares es un factor pronóstico adverso en comparación con metástasis que afectan sólo a hígado, pero puede ser menos peligroso en términos de pronóstico que las metástasis en los ganglios linfáticos adyacentes a coeliacus tronco o en la aorta [4].

Después de la resección, RM o TC deben ser utilizados para la vigilancia. Los exámenes se deben repetir cada 3-6 meses durante 2 años después de la resección y cada 6 meses durante 3-5 años después de la cirugía [1]. quimioterapia perioperatoria, incluyendo el tratamiento adyuvante, aumenta la supervivencia libre de recurrencia [99].

8. El trasplante de hígado de metástasis de cáncer colorrectal

El trasplante hepático está indicado para la etapa final de la enfermedad crónica del hígado e insuficiencia hepática aguda. Además, el trasplante tiene ciertas indicaciones relativas a los tumores malignos. Las indicaciones clásicas incluyen carcinoma hepatocelular en el fondo de la cirrosis hepática si el paciente se corresponde con los criterios de Milán; El carcinoma hepatocelular fibrolamelar, hepatoblastoma y el hemangioendotelioma epitelioide. El trasplante es investigado en pacientes con carcinoma hepatocelular con la carga tumoral superior a los criterios de Milán, el carcinoma hepatocelular en hígado cirrótico, cáncer colangiocelular y metástasis hepáticas de tumores neuroendocrinos. El carcinoma hepatocelular con diseminación extrahepática o invasión de la vena porta, hepatoblastoma, con diseminación extrahepática sin control y otros tumores malignos se consideran contraindicaciones para el trasplante de hígado. Por lo tanto, hasta hace poco, metástasis de cáncer colorrectal en el hígado también se consideraron una contraindicación para el trasplante de hígado [100] debido a la justicia asignación en el fondo de la escasez de órganos y debido al riesgo de recurrencia de tumor en el fondo de la inmunosupresión.

9. El tratamiento no quirúrgico de las metástasis hepáticas de cáncer colorrectal

Aunque el tratamiento quirúrgico asegura la mejor supervivencia a 5 años, sólo el 15-25% de las metástasis hepáticas son susceptibles de resección [98]. Si el tratamiento quirúrgico no es posible, la ablación por radiofrecuencia, la crioterapia, la ablación por microondas, la radioterapia corporal estereotáctica, radioembolización o percutánea canbe inyección de alcohol utilizan para disminuir la carga tumoral [101. 102]. En general, las terapias de ablación no se recomiendan para las lesiones resecables [103].

La ablación por radiofrecuencia pertenece al grupo de procedimientos de ablación térmica que comprende también la termoterapia intersticial inducida por láser. En este método, la luz láser se transmite directamente al tejido neoplásico a través de fibras ópticas flexibles, y la absorción de energía de los fotones láser provoca aumento local de la temperatura de la inducción de necrosis de coagulación. Los resultados dependen de la integridad de la destrucción del tumor altamente. La supervivencia a 5 años después de la ablación térmica es del 44% si la ablación es completa y el 20% si es parcial. La frecuencia de la ablación parcial varía de 38% a 52% [114 -116]. El tamaño de la masa neoplásica es el principal factor predictivo para la integridad de la ablación, con mejores resultados obtenidos en las metástasis menores de 3 cm [116. 117].

infusión arterial hepática se puede aplicar debido al hecho de que las metástasis más grande que 3 mm reciben 95% del suministro de sangre de la arteria hepática. Esta técnica produce una concentración más alta (hasta 16 veces más altos) de la medicación dentro de la metástasis en asociación con menor toxicidad sistémica debido a un suministro concentrado y efecto de primer paso con máximo de absorción en el hígado. equipo de expertos y las imágenes radiológicas cualitativa son los requisitos previos [102]. Existen varios enfoques técnicos relacionados que también implican el suministro directo del agente terapéutico al objetivo a través de la arteria hepática, como la colocación de bombas hepáticas infusión arterial, la terapia de radiación interna selectiva, la embolización del grano liberador de fármaco y las partículas que contienen irinotecán liberadores de fármacos [ 128].

10. Evaluación radiológica antes del tratamiento no quirúrgico

morfológicas características radiológicas, incluyendo cambios en la heterogeneidad del tumor y estructura interna, mejora y márgenes, pueden indicar la respuesta del tumor favorable al tratamiento [138]. En la TC, metástasis de CCR en el hígado tienen una estructura heterogénea y márgenes mal definidos. lesiones de responder obtienen estructura homogénea y márgenes descritos [17]. La respuesta morfológica en la TC se correlaciona con la respuesta patológica y con la supervivencia [138].

PET-CT caracteriza la actividad metabólica de las lesiones [1], lo que sugiere estimación precisa pathogenetically motivada de la respuesta del tumor. Sin embargo, la sensibilidad de PET disminuye después de la quimioterapia [17]. Clínicamente importante, PET puede identificar la falta de eficacia de la quimioterapia justo después de 1 ciclo [139].

12. respuesta radiológica completa

La respuesta completa radiológico se puede obtener de 5 a 38% de los pacientes. La frecuencia de respuesta radiológica completa depende de la eficacia del tratamiento preoperatorio y en la calidad e integridad de la investigación radiológica. La metástasis puede ser difícil de ver en la TC si el tamaño disminuye y / o el tejido hepático circundante desarrolla esteatosis. MRI se puede usar para identificar las lesiones residuales. La desaparición documentada resonancia magnética de la metástasis es sugerir una verdadera respuesta histológica completa.

Si las metástasis radiológicamente regresión no se resecan, tienden a repetirse. La frecuencia de respuesta clínica duradera, por lo general se define como el período libre de enfermedad durante 1 año, se correlaciona con la frecuencia de respuesta patológica completa. La recurrencia se desarrolla principalmente en 10-20 meses. La mediana del tiempo hasta la recurrencia es de 11 meses. La recurrencia se produce con más frecuencia en los pacientes que han resecados metástasis radiológicamente desaparecido en comparación con aquellos que fueron sometidos a la cirugía, aunque un tratamiento adyuvante más eficaz puede disminuir estas diferencias. tratamiento de infusión arterial hepática reduce la incidencia de recidiva intrahepática y aumenta la frecuencia de respuesta duradera de manera similar como el aumento de la tasa de respuesta patológica completa [17].

13. Supervivencia

14. Conclusiones

En conclusión, las metástasis hepáticas del cáncer colorrectal deben ser tratados quirúrgicamente siempre que sea posible como cirugía asegura la mejor supervivencia.

Las contraindicaciones para la cirugía incluyen la amplia propagación del tumor en el hígado o en los órganos extrahepáticos, que se espera hígado remanente insuficiente y mal estado general. El tratamiento neoadyuvante se debe intentar que el proscenio del tumor.

Si las lesiones metastásicas no son susceptibles de cirugía, radiación de ablación o modalidades pueden aplicarse en asociación con quimioterapia.

investigación radiológica de alta calidad es necesario revelar las metástasis de cáncer colorrectal. La resonancia magnética se considera la técnica más sensible que tiene ventajas notables que revelan metástasis subcentimétrico y lesiones en los hígados grasos. Computarizada beneficios de tomografía de alta discriminación y se puede utilizar para reemplazar resonancia magnética.

15. Agradecimientos

referencias

27 – Marckmann P, Skov L, K Rossen, Dupont A, Damholt MB, Heath JG, Thomsen SA. La fibrosis sistémica nefrogénica: sospecha de papel causal de gadodiamide utiliza para la imagen de resonancia magnética con contraste. J Am Soc Nephrol. 2006; 17: 2359-2362. DOI: 10.1681 / asn.2006060601

38 – Abdalla EK, ME Hicks, Vauthey JN. Portal de la embolización de la vena: fundamentos, la técnica y las perspectivas de futuro. Br J Surg. 2001; 88: 165-175. DOI: 10.1046 / j.1365-2168.2001.01658.x

40 – Vauthey JN, Pawlik TM, Abdalla EK, Arens JF, Nemr RA, Wei SH, Kennamer DL, Ellis LM, Curley SA. ¿Está justificada la hepatectomía extendida de malignidad hepatobiliar? Ann Surg. 2004; 239: 722-730; discusión 30-32.

42 – M Metcalfe, Mann C, E Mullin, Maddern G. Detección de enfermedad curable tras hepatectomía por metástasis colorrectales. ANZ J Surg. 2005; 75: 524-527. DOI: 10.1111 / j.1445-2197.2005.03421.x

78 – Nordlinger B, Guiguet M, Vaillant JC, Balladur P, Boudjema K, Bachellier P, Jaeck D. La resección quirúrgica de las metástasis de carcinoma colorrectal en el hígado. Un sistema de puntuación pronóstica para mejorar la selección de los casos, a partir de 1568 pacientes. Asociación Francesa de Cirugía. Cáncer. 1996; 77: 1254-62.

79 – Y Fong, J Fortner, Sun RL, Brennan MF, Blumgart LH. la puntuación clínica para predecir la recurrencia después de la resección hepática para el cáncer colorrectal metastásico: análisis de 1001 casos consecutivos. Ann Surg. 1999; 230: 309-318; discusión 18-21.

95 – B Cady, Piedra MD, WV McDermott, Jr. Jenkins RL, Bothe A, Jr. Lavin PT, Lovett EJ, Steele GD, Jr. técnica y factores biológicos en la supervivencia libre de enfermedad después de la resección hepática por metástasis de cáncer colorrectal. Arco Surg. 1992; 127: 561-568; discusión 68-69.

96 – Kokudo N, Miki Y, Sugai S, Yanagisawa A, Kato Y, Sakamoto Y, Yamamoto J, Yamaguchi T, T Muto, Makuuchi M. Genética y evaluación histológica de los márgenes quirúrgicos en metástasis hepáticas de carcinoma colorrectal resecado: márgenes quirúrgicos mínimos para la resección con éxito. Arco Surg. 2002; 137: 833-840.

104 – Curley SA, Izzo M, P Delrio, Ellis LM, Granchi J, P Vallone, Fiore F, S Pignata, Daniele B, la ablación por radiofrecuencia de Cremona F. tumores malignos hepáticos primarios y metastásicos no resecables: resultados en 123 pacientes. Ann Surg. 1999; 230: 1-8.

105 – Elias D, Goharin A, El Otmany A, Taieb J, Duvillard P, P Lasser, de Baere T. Utilidad de la termoablación radiofrecuencia intraoperatoria de tumores hepáticos asociados o no con la hepatectomía. Eur J Surg Oncol. 2000; 26: 763-769. DOI: 10.1053 / ejso.2000.1000

106 – Gillams AR, Lees WR. La ablación por radiofrecuencia de las metástasis hepáticas de cáncer colorrectal. Abdom Imaging. 2005; 30: 419-426. DOI: 10.1007 / s00261-004-0256-6

111 – Mulier S, Ni Y, Jamart J, Ruers T, G Marchal, Michel L. recurrencia local después de la coagulación de radiofrecuencia hepática: meta-análisis multivariante y revisión de los factores que contribuyen. Ann Surg. 2005; 242: 158-171.

114 – Hori T, K Nagata, Hasuike S, M Onaga, Motoda M, Moriuchi A, Iwakiri H, uto H, J Kato, Ido A, Hayashi K, Tsubouchi H. Los factores de riesgo para la recurrencia local del carcinoma hepatocelular después de una sola período de sesiones de la ablación por radiofrecuencia percutánea. J Gastroenterol. 2003; 38: 977-981. DOI: 10.1007 / s00535-003-1181-0

115 – Poon RT, Ng KK, Lam CM, Ai V, J Yuen, Fan ST. Efectividad de la ablación por radiofrecuencia de carcinomas hepatocelular más de 3 cm de diámetro. Arco Surg. 2004; 139: 281-287. DOI: 10.1001 / archsurg.139.3.281

120 – JK Seifert, Morris DL. Los factores de pronóstico tras la crioterapia para las metástasis hepáticas de cáncer colorrectal. Ann Surg. 1998; 228: 201-208.

121 – Yan TD, Padang R, DL Morris. Los resultados a largo plazo y los indicadores de pronóstico tras la crioterapia y la quimioterapia arterial hepática con o sin resección de metástasis hepáticas de cáncer colorrectal en 224 pacientes: supervivencia a largo plazo se puede lograr en pacientes con múltiples metástasis hepáticas bilaterales. J Am Coll Surg. 2006; 202: 100-111. DOI: 10.1016 / j.jamcollsurg.2005.08.026

124 – T Shibata, Niinobu T, N Ogata, terapia de coagulación Takami M. microondas para múltiples metástasis hepáticas de carcinoma colorrectal. Cáncer. 2000; 89: 276-284.

135 – Therasse P, Arbuck SG, Eisenhauer EA, Wanders J, Kaplan RS, Rubinstein L, Verweij J, Van Glabbeke M, van Oosterom AT, Christian MC, Gwyther SG. Las nuevas directrices para evaluar la respuesta al tratamiento en tumores sólidos. Organización Europea para la Investigación y Tratamiento del Cáncer, Instituto Nacional del Cáncer de los Estados Unidos, Instituto Nacional del Cáncer de Canadá. J Natl Cancer Inst. 2000; 92: 205-216.

141 – Scheele J, R Stangl, metástasis Altendorf-Hofmann A. hepáticas de carcinoma colorrectal: el impacto de la resección quirúrgica en la historia natural. Br J Surg. 1990; 77: 1241-46.

142 – Fong Y, Cohen AM, Fortner JG, Enker WE, Turnbull AD, Coit DG, Marrero AM, Prasad M, Blumgart LH, Brennan MF. La resección hepática por metástasis colorrectales. J Clin Oncol. 1997; 15: 938-946.

143 – Adam R, E Avisar, Ariche A, S Giachetti, Azoulay D, D Castaing, Kunstlinger M, Levi M, bismuto F. Cinco años de supervivencia después de la resección hepática después de la terapia neoadyuvante para colorrectal no resecables. Ann Surg Oncol. 2001; 8: 347-353.

144 – Simmonds PC, Primrose JN, Colquitt JL, Jardín DO, Poston GJ, M. Rees La resección quirúrgica de las metástasis hepáticas de cáncer colorrectal: una revisión sistemática de los estudios publicados. Br J Cancer. 2006; 94: 982-999. DOI: 10.1038 / sj.bjc.6603033

146 – Saltz LB, Cox JV, Blanke C, Rosen LS, Fehrenbacher L, Moore MJ, Maroun JA, Ackland SP, PK Locker, Pirotta N, Elfring GL, Miller LL. Irinotecan fluorouracilo más y leucovorina para el cáncer colorrectal metastásico. Grupo de Estudio de irinotecán. N Engl J Med. 2000; 343: 905-914. DOI: 10.1056 / nejm200009283431302

147 – Choti MA, Sitzmann JV, Tiburi MF, Sumetchotimetha W, R Rangsin, Schulick RD, Lillemoe KD, Yeo CJ, Cameron JL. Tendencias en la supervivencia a largo plazo después de la resección hepática por metástasis hepáticas colorrectales. Ann Surg. 2002; 235: 759-766.

PUESTOS RELACIONADOS

También te podría gustar...